Listas, ofrendas a ilustres queretanos

By  |  0 Comments

Al poeta de la palabra y el sonido, José Guadalupe Velázquez, será dedicado el altar de muertos de este año, el cual -como es tradición -se inaugurará en la Plaza de Armas este martes 25 de octubre, a las 20:00 horas.

Es reconocido Guadalupe Velázquez ya que el Conservatorio Libre de Música del estado lleva su nombre, en homenaje a quien extendió el canto gregoriano a través de Latinoamérica.

14875804_548516862003886_1097677548_o

El altar colocado en la Plaza de Armas parece ser un encuentro entre las creencias prehispánicas y cristianas

En 1892 al músico se le designó la dirección de la Escuela Diocesana de Música Sagrada de Querétaro, resultado de la iniciativa del Tercer Obispo, Don Rafael Sabás Camacho, quien lo envío a Alemania para que éste perfeccionara sus estudios en la destacada Escuela de Música Sacra Regensburg.

Durante el siglo XIX y durante la primera mitad del XX, los alumnos de dicha escuela formaron el “gran coro de voces mixtas” denominado como “Orféon de Querétaro”, dirigido por José Guadalupe Velázquez, solo que en aquella época dicho coro  lo conformaban únicamente varones por el contexto social en el que las mujeres eran segregadas; fue hasta los años 70 que el coro se torna en “Coro Infantil”, el cual hasta la fecha representa al conservatorio e integra a niños y adolescentes, de 6 a 15 años de edad, tanto del sexo femenino como masculino.

El altar de este año parecerá una gran caja luminosa, y en la cima de uno de los paneles se apreciará la figura de este personaje musical, quien estará tocando un órgano.

Paralelo a la Plaza de Armas, dentro del Palacio de Gobierno, igualmente se montará un altar, pero éste será para otro destacado de la música y cronista de la ciudad: Eduardo Loarca Castillo, quien se desempeño como defensor de la cultura y director del Museo Regional durante 17 años, hasta 1986, y para quien Querétaro era un lugar único, “hay ciudades como la nuestra, que hablan y cantan”.

14808706_548517045337201_52754208_o

Dentro de Palacio, hay otra ofrenda a quien también destacó como músico y promotor cultural

Las calles queretanas ya se distinguen por su olor a cempasúchil, sus granos de colores y texturas diversas; el maíz y la verbena que no pueden faltar durante octubre y noviembre, una fiesta dedicada a la flaca, a aquella que muchos temen no por su elegante aspecto ni su fina delgadez, sino por lo que expresa callada: el final de una historia, de un instante, de la existencia. ¿Ya están listos para recibirla?

Somos todos los que integramos la redacción ambulante de este proyecto; personas que buscan siempre una historia qué contarte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *