Las experiencias infinitas de Karsten Honack

By  |  0 Comments
Colaboración de Flor Velazquez

A lo largo de nuestro viaje por la vida, el sentido de la vista se convertirá en una fuente insaciable de impresiones, sellando con formas y texturas los recuerdos en nuestra memoria.

–Desde temprana edad, mi interés por captar la luz y separar los colores en el prisma de la escuela cautivó mi interés.  No pudiendo guardar el momento por fugaz y sublime, encontré más adelante la oportunidad de capturarla por medio de la fotografía exponiéndola en imágenes.

Desde  ese entonces, Karsten Honack comenzó a tomar sus primeras fotografías con una cámara Instamatic con cubos intercambiables de cuatro bulbos de flash y cartuchos de rollos fotográficos.

–El proceso consistía en tomar las fotografías para luego llevar a revelar lo capturado y esperar semanas antes de volverlo a recibir del laboratorio, acompañado de pequeñas imágenes impresas para estudiar los resultados. ¡Cuánta paciencia se nos exigía!

Con el tiempo  se fue haciendo de su propio equipo fotográfico Nikon, actualmente su fiel acompañante en todo tipo de aventuras.

–Mi equipo fotográfico fue creciendo paulatinamente hasta tener una serie de lentes que utilizo en forma manual hasta el día de hoy con mis cámaras digitales. Cuando sucedieron los ataques del 9/11 reconocí que era prácticamente imposible pasar los rollos por las medidas de seguridad en los aeropuertos sin ser velados, por lo que desilusionado, prescindí de llevar mis cámaras a los viajes por avión. Algunos años después comenzó la era digital. Ese fue el momento donde saltó la chispa y vi mi gran oportunidad de abrirme paso como fotógrafo integral, es decir, darle vuelo a mi pasión desarrollando el proceso completo desde capturar la fotografía hasta el enmarcado.

Considerado fotógrafo autodidacta, ha sabido combinar sus habilidades en el manejo de la cámara con la pasión que siente al estar en medio de la naturaleza.

Me llena la idea de satisfacer la necesidad de crear ventanas virtuales en muros inertes, llevar parte de mis experiencias a áreas privadas o públicas que promuevan soñar, recuperar energía y convencernos de que vale la pena salir a descubrir nuestro hábitat”

–Me llena la idea de satisfacer la necesidad de crear ventanas virtuales en muros inertes, llevar parte de mis experiencias a áreas privadas o públicas que promuevan soñar, recuperar energía y convencernos de que vale la pena salir a descubrir nuestro hábitat.

Con el paso del tiempo, Karsten Honack ha tocado diversos temas en su trabajo fotográfico. Desde la macrofotografía hasta retratar la bóveda celeste, sus imágenes cuentan una historia a quienes las observan.

“De acuerdo a las oportunidades que se me van dando en el momento, selecciono los lentes ideales que mi equipo ofrece para tomar la imagen adecuada. Sin embargo confieso que hay dos temas que me apasionan: Los retratos de personas de la tercera edad y la fotografía abstracta. Los retratos son documentales de personas que llevan marcados en sus frágiles rostros la acumulación del paso de la vida. En el caso de la fotografía abstracta tengo la insaciable oportunidad de darle rienda suelta a mi creatividad. Crear imágenes surreales a partir de objetos tangibles que cautiven al observador para descubrir sus formas”, explica Karsten Honack.

La fotografía le ha permitido la posibilidad de presenciar desde catástrofes naturales hasta paisajes increíbles en diferentes puntos del planeta.

El fotógrafo recuerda cuando en el terremoto de 1985 en la Ciudad de México, buscaba realizar capturas de la zona, pero el desastre era tan grande que la impresión lo cautivó.

Durante el terremoto ingenuamente entré a tomar fotografías a la zona de desastre y comencé a ver la magnitud de la destrucción. Me llamó la atención la disposición de la gente a ayudar a rescatar a personas sepultadas. Ahí dejé la cámara en manos de mi padre y comencé a remover escombros”

“Durante el terremoto ingenuamente entré a tomar fotografías a la zona de desastre y comencé a ver la magnitud de la destrucción. Me llamó la atención la disposición de la gente a ayudar a rescatar a personas sepultadas. Ahí dejé la cámara en manos de mi padre y comencé a remover escombros”

Sin embargo, son más los gratos momentos que la fotografía le ha dejado al poder presenciar paisajes naturales impresionantes como las auroras boreales en Noruega, el cielo lleno de estrellas en el desierto de Atacama, o una caminata matutina por las bellas calles del centro histórico de Querétaro.

“Hace algunos años, buscando la presentación perfecta para mis obras, entré a una galería en Stuttgart, Alemania. Ahí exponían todas las obras en acrílico encapsulado. Me impactó ver los colores brillantes y la profundidad dimensional de los cuadros. Ninguna tenía un marco y el minimalismo de la presentación era impecable; en ese momento supe que había encontrado la solución. Así que regresando a México estudié el proceso, compré las máquinas e instalé mi taller en Jurica, Querétaro.”

–Tienes algún mensaje para las personas que deseen iniciarse en la fotografía?

–Antes que nada no se dejen intimidar por la cantidad de imágenes espectaculares que vemos en nuestro entorno mediático. Analiza tu inclinación hacia ciertos temas de tu interés. No importa que cámara estés usando, entrena tu ojo, juega con las funciones de tu cámara en manual para sensibilizarte y distinguir las opciones disponibles de dirigir la luz a tu sensor.  Y cuando estés allá afuera, recuerda que debes entrar y salir de tu sesión fotográfica sin dejar rastro alguno. Así no solo preservaremos una espectacular escenografía, también la conservaremos para generaciones futuras.

Aquí una muestra de su trabajo:

Arrow
Arrow
ArrowArrow
Slider

Somos todos los que integramos la redacción ambulante de este proyecto; personas que buscan siempre una historia qué contarte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *