Revista Qualia

Entre cráneos, corazones y flores

Hoy ya es necesario tener un tatuador de cabecera, o mínimo una lista de opciones para hacerte algo nuevo; es tan importante y necesario como un médico para los millenials.

Recientemente, una amiga (sí, es de esas historias que «me contó la amiga de una amiga”) buscaba un lugar para hacerse un tatuaje nuevo y se encontró con infinidad de opciones a su disposición, y más con las ventajas de Facebook, lo que también nos trae desventajas ocasionales.

Desde los tatuajes en puntillismo, tipo acuarela, retratos, infinitos y flores, miles de flores, es difícil tomar una decisión, en especial si buscas “opciones” de lo que quieres, porque, por lo general, encuentras algo parecido a lo que quieres, y entonces inicia la búsqueda de dónde te lo vas a hacer.

Estudios hay muchos en Querétaro, por lo que así iniciamos en Revista Qualia recorridos por los mejores lugares para tatuarte o perforarte.

Angant Tattoo & Art Studio

Fue en Angant Tattoo & Art Studio que mi amiga se hizo su tatuaje, un brazalete de flores, pero para que ella llegara al local de Josefa Vergara y Hernández tuvo que buscar mucho y cotizar en varios lugares, hasta que alguien más se lo recomendó.

Lo primero que hizo fue revisar su perfil en Facebook (/Angat-Tattoo-Art-Studio), vio los trabajos de los cinco tatuadores y eligió al que ella creyó que mejor podía cumplir con lo que planeaba tatuarse; se fijó en el trazo de sus trabajos, el cuidado y dedicación que cada imagen le ofreció. Después fue al estudio, volvió a ver los trabajos que tienen en catálogo y reafirmó su decisión.

Alma Montero, Angat, hizo el trabajo. Ella inició el estudio hace 3 años en el Centro Histórico y ahora tiene mucho trabajo.

Después de haber trabajado en otro estudio con una amiga, Angat ahora se dedica a cumplir los sueños y ambiciones de aquellos que cruzan la puerta y están dispuestos a esperar semanas por una cita con ella.

¿Por qué tatuar?


«Solo quería experimentar, ver qué era»

Egresada de la Facultad de Bellas Artes, estaba enfocada en la pintura; las agujas y desinfectantes no eran algo que pasara por su mente, pero algo cambió.

“Fue algo que surgió en el momento, porque siempre me decían mis amigos ‘deberías tatuar’, y esas cosas, pero a mí siempre me ha gustado mucho la pintura. Llegó un momento en el que estaba haciendo, como muchas cosas nuevas en mi vida, y pensé ‘bueno, qué tan difícil puede ser, puedo intentarlo’”.

Y así, por curiosidad, nació Angant Tattoo & Art Studio.

“Solo quería experimentar, ver qué era, ya de ahí pues empecé a tatuar a amigos, y a amigos de mis amigos, y fue como empezamos”.

Más que tinta

Un tatuaje a mano alzada de un brazalete de flores fue el resultado de la visita a Angat, después de muchas decisiones entre estilo, tamaño, colores, ubicación y artistas.

Otra cosa importante es que sanó muy rápido, en ningún momento se inflamó la piel, no hubo sangre, dolor o manchas curiosas al final ni con el paso de los días.

Solo digamos que mi amiga está muy contenta con el resultado, y aquí lo presumimos.


¿A qué otro estudio deberíamos ir?

Pueden recomendarnos lugares para ir, o si tú tienes un estudio, esperamos que nos invites a conocer tú trabajo. Envíennos un correo a revistaqualia@gmail.com


Lex Carrasco

Comentar