El acercamiento al arte

By  |  0 Comments

ÖME, una pequeña galería ubicada en la Calle Morelos #10, esquina con Allende, dentro del Centro Cultural El Árbol, busca acercar el arte a todo aquel interesado, no importa si eres un experto, un coleccionista o si vas caminando por las calles del Centro y te topas con el lugar, lo que importa que es quieras conocer; aquí no te limitará tu nivel económico, nacionalidad o educación artística.

En esta galería podrás encontrar reunido el trabajo de artistas muy locales, de otros nacionales, como Michoacán y Oaxaca, e incluso de algunos internacionales, como de Cuba y Argentina.

La necesidad de los creadores de tener un lugar en el que puedan mostrar su trabajo, fue lo que motivo a Walter Cruz y a su socia de entonces a crear ÖME, que en náhuatl significa “dos”, con una visión de tener un lugar alternativo y autogestionado que no limitara a los artistas por cuestiones monetarias.

  • Walter Cruz ·

Nacido en Uruguay, antes de cumplir un año emigró con su familia a Argentina, donde vivió 27 años, de ahí viajo a Cuba, donde estuvo 10 años, a México llegó hace 9, cuatro de ellos estuvo en Michoacán y el resto ha estado en Querétaro, donde instaló su estudio.

Él es pintor de profesión, y aunque busca presentar su trabajo personal, la vida lo ha llevado también a mostrar el trabajo de otros artistas plásticos. La galería la fundó junto con una gran amiga, quien lo impulsó para desarrollar el proyecto, ya que, recuerda, al principio él no quería ser galerista.

“Me parecía como un trabajo que yo no era capaz de hacer, y no era capaz de tanta organización, de tanta responsabilidad como administrar la obra de tanta gente, y se fue dando poquito a poco”.

Walter Cruz, fundador de ÖME/Foto: Noah Urbach

Cualquier inseguridad que tenía, hace mucho tiempo que desapareció, porque Walter no ve la galería solo como un espacio en el que se cuelgan las obras y se cobra una tarifa, él concibe ÖME como un espacio en el que, de manera cooperativa, varios artistas colaboran para el crecimiento.

“Siento que es como nuestra casa, como el espacio donde podemos mostrar nuestro trabajo”.

Y cómo ha crecido. De ser dos los involucrados y luego solo uno, ahora son 57 artistas, algunos son queretanos, otros oaxaqueños, cubanos y argentinos que radican en nuestra ciudad.

  • Labor educativa ·

Al reconocer que las personas no están obligadas a ser especialistas en arte, y que no interpretamos las obras de igual manera, porque no nos afectan igual, destaca que sí son portadoras de sensibilidad, por lo que -en la galería- Walter se dedica a educar a los visitantes.

“Con el tiempo que he llevado en mi carrera, y con la cantidad de veces que me he enfrentado con la situación de tener que explicar mi trabajo frente a diferente público, llegué a la conclusión de que todos somos portadores de sensibilidad, todos tenemos la misma capacidad de poder vivir y poder interpretar una obra artística y poder, como sentirnos tocados por este fenómeno del arte; pero no tenemos la obligación de ser especialistas, no tenemos la obligación de saber de arte”.

Cada persona interpreta según su sensibilidad/Fotos: Noah Urbach

Por lo tanto, cuando alguien se acerca a este espacio no solamente se le explica la cuestión interna del trabajo plástico, lo que quiso expresar el creador, también se le involucra en las cuestiones técnicas. Esto ha hecho que la función de la galería llegue a ser a veces más educativa que comercial, aunque siempre tiene que ser funcional.

  • Querétaro·

El obra plástica de Walter se enfoca en la ciudades, su experiencia en diferentes países lo ha llevado a tener una visión diferente del desarrollo y crecimiento de la gente, por lo que busca reproducirlos.

Reconoce que nuestra ciudad le interesa mucho, sobre todo por su crecimiento, pero no tanto el físico, sino el de la gente.

“Querétaro, que ya funciona como una ciudad (…) atrae la atención de la gente, y atrae gente de todos lados. Ya Querétaro es una zona totalmente cosmopolita, uno se encuentra aquí con gente de muchísimos lugares, y todos somos parte de esto, todos somos parte de esta ciudad, de este lugar, y cada quien desde su posición aporta lo que sabe, lo que trae y lo puede para crear este fenómeno”.

Y aunque para muchos tanta gente en un lugar puede ser un crecimiento repentino y los asuste, culturalmente ha hecho que se enriquezca una ciudad tan pequeña como la nuestra, ya que todos los que llegan tienen algo que aportar a la vida cotidiana.

  • El arte accesible ·

Antes de que entremos en pánico por lo que creemos que puede costarnos una obra original y única de un artista local, aquí la mejor parte de ÖME.

Cualquier artista interesado se puede acercar a Walter, presentarle su trabajo y solicitar que sea el intermediario para venderlo, entonces firman un papel en el que el creador fija el precio de su pieza y la galería le agrega su comisión, el 25 %. La obra se coloca en el espacio con los precios a la vista.

La Galería está abierta para todo el público/Fotos: Noah Urbach

Walter confiesa que una de sus más grandes satisfacciones ha sido ver cómo se inician colecciones de arte debido a su labor.

“Yo en el poquito tiempo que tenemos funcionando aquí como galería, he visto iniciarse colecciones de arte, que han sido una de las sorpresas sumamente gratas para mí, ver cómo la gente, con poquito dinero, juntando su dinerito no sé, 200, 400, 500 pesos, se compra una obra original de un artista que tiene trayectoria, de un artista profesional en el sentido de que se dedica a este trabajo, y como tener esa posibilidad, ese chance, de una persona que no pensaba en gastárselo en una pieza original, y tener la capacidad de dárselo en un precio accesible, poniéndolo en contacto con los artistas, sabiendo de qué mano viene y a qué mano va el trabajo”.

Si visitan este espacio en la Casa del Árbol encontrarán a Walter, ya sea en la galería o en su estudio, y lo mejor, verán el trabajo de artistas en un solo lugar. Vayan seguido, las obras plásticas cambian constantemente, con la intención de ofrecer más variedad.

Hay variedad constante de obras/Foto: Noah Urbach

Adoptada por Querétaro desde los 3 años. Amante del cine, los libros, la música, el teatro, la tecnología, la comida, los supehéroes y mucho más. Curiosa por naturaleza y visualmente débil con tristeza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *