En la piel de desconocidos

By  |  0 Comments

En 15 años en los escenarios queretanos, Jorge Maldonado le ha dado vida a personajes oscuros, entre asesinos y psicópatas, pasando por los clásicos como el Quijote o Shakespeare, e incluso un poco de teatro infantil. Vestido generalmente de negro y con un estilo un tanto rockero, fanático de películas y la música, es común encontrarlo en el Centro de la ciudad cuando se dirige a sus ensayos o presentaciones.

Con 37 años, ha conocido cómo funcionan los escenarios en la ciudad, los pros y contras de la gestión cultural, y en aquí ha encontrado la manera de presentarle al público su teatro, ese que más allá de entretener, busca comunicar y hacer que el espectador se cuestione la sociedad en la que vive.

También conocido como “Mimo”, inició su vida en los escenarios cuando tenía 22 años. A esa edad trabajaba con uno de sus hermanos, pero sentía que le faltaba algo para ser feliz, una palabra que quizá tiene muchas posibilidades, pero

Tras los consejos de su hermana mayor, encontró que en la Universidad Autónoma de Querétaro se ofrecía la Licenciatura en Artes Escénicas, y tras hacer castings y propedéuticos comenzó sus estudios.

“Fue algo casi casi sorpresivo, porque siempre tuve la inquietud, como dicen, o el deseo, de hacer algo de ese tipo, algo artístico, o exponerme de alguna forma de esa manera”.

Jorge ha visitado diferentes estados de México, a los que ha acudido a presentarse con obras en festivales o congresos, y aunque no descarta la posibilidad de buscar oportunidades en la Ciudad de México, donde la oferta laboral suele ser mejor.


FOTO: ALONSO SAN JUAN / EQUIPO QUALIA

· ¿LOS ARTISTAS SE MUEREN DE HAMBRE? ·

Jorge explica que en Querétaro siempre hay trabajo para los artistas y, al menos él, ha tenido muy pocos periodos en los que no esté involucrado en proyectos, pero normalmente está entre 2 y 3 obras al año, a demás de participar en proyectos cinematográficos y comerciales. El mismo se describe como uno de los pocos temerarios al dedicarse plenamente a las artes escénicas.

“Trabajo hay, lo que falla es lo otro, la parte de los sueldos, de los apoyos gubernamentales, o sea, todo eso es lo que merma un poco la calidad de vida del artista, del actor, en esta ciudad”.

A diferencia de los primeros años de su carrera, ahora procura no involucrarse en tantos proyectos al mismo tiempo, de esta manera puede darle toda su atención a los que tiene y lograr construir mejor sus personajes.

“Eso lo combino con el cine, participo en cortometrajes o largometrajes donde haya oportunidad, incluso en publicidad; (…) vas combinando para también tener un ingreso un poquito más digno, que es el problema del artista aquí, por lo menos en esta ciudad, un ingreso digno, una vida digna”.

“Mimo” considera que tiene el privilegio de poder trabajar en diferentes proyectos, ya que a él lo invitan y le presentan las obras para convencerlo de ser parte de la puesta en escena, a diferencia de si perteneciera a una compañía específica, en la que podrían imponerle montajes.

“Nunca me ha gustado pertenecer a una sola compañía, a un solo lugar, precisamente porque pienso que trabajando con diferentes personas es como me nutro más, aprendo más cosas, conozco más sobre el medio, me conozco más a mí, creo que sí, buscando esa variedad para mí me funciona mejor”.

FOTO: ALONSO SAN JUAN / EQUIPO QUALIA

· UN TEATRO CONECTADO ·

El tipo de Teatro que hace Jorge tiene el propósito de marcar al espectador, hacer que se cuestione y dejarle algo, permanecer en la mente del espectador y que no olvide lo que vio y actúe en consecuencia.

“Es un teatro más hacia lo social, lo artístico, la comunicación con el público, los problemas contemporáneos”.

Tras un análisis, Jorge concluye que el teatro contemporáneo, en el que se muestran diversas realidades, problemáticas del momento, podemos afrontar la realidad social, en la que dejamos pasar cosas por alto al considerarlas banales, algo que debemos analizar y considerar, y ese es trabajo del actor, lograr conectarse con el espectador y marcarlo.

“Tratamos de hacer que el público se lleve eso, una pregunta, una imagen también puede ser potente y fuerte para un pensamiento”.

· NO SE QUEDAN EN LA PIEL ·

Un actor no se detiene a pensar en cómo un personaje lo marca, porque no debe hacerlo, uno debe convertirse en él y no dejar que al bajar del escenario lo acompañe en la vida; sin embargo, durante el proceso de construcción del personaje, un actor debe investigar para poder serle fiel en su interpretación.

“Mimo” ha personificado personajes muy violentos y oscuros, como asesinos y violadores, y aunque también en su repertorio puede contar a un niño robot un tanto vampiro, admite que, si bien no lo marcó un personaje, nunca podrá olvidar cosas que leyó durante su investigación para la construcción de su personaje en la obra “Lomas de Poleo”, escrita por Pilo Galindo sobre las muertas de Juárez.

El personaje era un violador que habían arrestado por los ataques a mujeres, en una de las escenas se veía cómo atacaba a la mujer, representada por una bolsa de basura, a la que durante el ataque la desgarraba; una imagen sumamente violenta. Además, tras hablar con el escritor, descubrió que sus diálogos eran palabras del hombre en prisión.

“Para un actor, en algún momento te deja pensando sobre esta capacidad de violencia del ser humano, esta falta de empatía y de conmiseración, y de la violencia y de lo que puedes llegar a ser”.

Para Jorge es importante hacer personajes que no tengan que ver con él como persona, porque es algo que le implica un reto y no puede construir desde cero, al no tener en común algo con ellos.

 FOTO: ALONSO SAN JUAN / EQUIPO QUALIA

· EL ESCENARIO EN QUERÉTARO ·

“Querétaro es una ciudad muy prolifera en cultura y en arte, aquí hay de todo, hay teatro, hay danza, hay pintores muy buenos, escultores, todo lo que es artistas plásticos, escritores, pero sí, hay creo yo, un problema de difusión muy fuerte, entre el arte y el público”.

Lugares para presentarse hay, explica “Mimo”, pero falla mucho la comunicación entre el emisor y el receptor, quizá porque no se usan los medios adecuados.

Se pueden identificar dos problemas para la falta de asistencia del público a los eventos artísticos que hay en la ciudad, uno es la falta de educación en cultura de los espectadores, y dos es la falta de conocimiento de los artistas para darle difusión a sus presentaciones.

“A los artistas nos falta mucho esa parte, no sé si llamarle de gestión, difusión o comercial, que también podría ser adecuado el término, en el sentido de cómo darnos a conocer, de cómo ofrecer nuestro trabajo, porque es un pie del que cojeamos de toda la vida, porque yo llevo lo que llevo, pero otros llevan mucho más y sigue el mismo problema, no hemos sabido cómo darnos a conocer”.

También es necesario que la educación mejore en nuestro país, pues Jorge considera que no es completamente integral debido a que a la cultura no se le da la misma que importancia que a otras materias, como las matemáticas. Por lo que es necesario que se se cubran las necesidades básicas de las personas, que incluye la apreciación artística.

“Creo que si se le diera la misma importancia que a otras materias de la enseñanza, si la enseñanza realmente fuera integral, si la historia fuera igual de importante que el deporte, que la cultura, que el conocimiento del teatro, de la danza, de la música, de la pintura, de las plásticas, etc., tendríamos personas más equilibradas emocional, mental y físicamente”.

Lo que en consecuencia generaría que las personas buscarán los diferentes tipos de expresión artística que hay en la ciudad cada día.


Adoptada por Querétaro desde los 3 años. Amante del cine, los libros, la música, el teatro, la tecnología, la comida, los supehéroes y mucho más. Curiosa por naturaleza y visualmente débil con tristeza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *