Blade Runner: 35 años después

By  |  0 Comments


Cuando vi por primera vez “Blade Runner” tenía entre 10 y 12 años, la película casi veinte de haber salido. El 2019 parecía muy lejano, y la idea de los autos voladores no parecía descabellada; la de androides un poco.

Hoy, el 2049 me vuelve a parecer muy distante, tanto como la posibilidad un vehículo volador -ya no soy tan ingenuo como lo era antes-.

Era 1982, Ridley Scott estrenaba lo que ahora es considerada como una de las películas de culta de ciencia ficción: Un joven Harrison Ford es un detective que se dedica a cazar replicantes en mundo neo-noir sonorizado por Vangelis, no se podía ser más 80’s.

Hoy, 35 años más tarde, Denis Villeneuve se aventura a realizar una de las secuelas más ambiciosas en la historia del cine, en una época que el mundo de puede condenar por elegir al azul sobre el rojo y el cineasta promedio se preocupa más por realizar un producto “políticamente correcto” en lugar de uno honesto.

Su trabajo, sin embargo, es alucinante.

El director, quien hace uno año nos regaló “Arrival”, se mantiene fiel a la esencia del clásico, pero no duda en utilizar toques de modernidad y hacer un uso exquisito de nuevas técnicas; un trabajo sobresaliente, con un argumento nuevamente profundo, que desemboca en un poema visual. ¿Es mejor o peor que la primera? Eso es lo de menos.

Su único pecado -si así puede llamarse-, es alargar ciertas escenas, así como agregar otras que, al parecer, no aportan nada a la película.

El producto final del cine bien podría haber sido una versión extendida en formato físico y así ahorrarse unos 15 o 20 minutos.

Ryan Gosling, siempre cuestionado por sus dotes actorales, se dedica a sumergirnos más en ese debate iniciado por Philip K. Dick (autor de la novela en la que se inspira Blade Runner), aquel que nos hace preguntarnos la razón por la cual el hombre siempre tiene que ser el ser superior, arriba de cualquier ser, arriba de los replicantes, ellos que ahora solo quieren vivir, amar, tener una familia…

¿Rick Deckard es un replicante? Una interrogante que, nuevamente, nos vemos obligados a hacernos. La respuesta no importa, lo que interesa es la pregunta, como bien decía Philip K. Dick. Ahora, esperar a que se aproxime el 2049.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *