Revista Qualia

Hay que bullear al gobierno… en el buen sentido: Dresser

Foto: Alejandro Vera
Foto: Alejandro Vera

¿Ha cambiado todo para que no cambie nada? Fue el cuestionamiento, hecho a la politóloga y escritora Denise Dresser,  que retumbó en el histórico Teatro de la República.  Esto en el contexto de la transición al nuevo gobierno que será encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

Dresser señaló que el nuevo gobierno llega cargado de muchas “buenas intenciones” y que pareciera que, aunque “los buenos gobiernos están hechos de buenos ciudadanos”,  no basta con ser buenos sino que todos deben apegarse a las reglas y no dejarlas de lado.

La también académica, participó de las actividades del Hey Festival Querétaro, al presentar su más reciente libro “Manifiesto mexicano: Cómo perdimos el rumbo y cómo recuperarlo”, en el cual señala, se encuentran momentos clave del sexenio del gobierno actual, que explican por qué acabamos en la situación actual.

El enojo no basta

La también activista, aseguró que hay un hartazgo generalizado en la sociedad mexicana, sin embargo hace un llamado a no atacar a las instituciones, más bien se deben recuperar y fortalecer, sobre todo aquellas instituciones ciudadanas que vigilan el poder,  aquellas que se han apropiado los partidos políticos, como el caso del Instituto Nacional Electoral (INE), antes Instituto Federal Electoral (IFE).

Obligar a las ballenas a bajar de peso

En cuanto a la economía, Dresser asegura que el “capitalismo de cuates” es lo que tiene la economía estancada, ya que está estructurada de manera piramidal, y solo unos pocos, ubicados en la punta, han acumulado grandes riquezas, mientras que la clase media ha disminuido de manera drástica. En este sentido planteó que las relaciones de “cuatísmo” deben terminar y poner a dieta a esas ballenas que están acaparando la riqueza del país.

Foto: Alejandro Vera

AlejandroVera

Comentar

Qualia

Nuestro propósito es que la cultura esté en la agenda diaria de los queretanos, entendiendo que está presente en la vida cotidiana; que va desde la orquestación de un taco en la esquina de cualquier calle, hasta en la sabrosura de una sinfonía servida en el Teatro de la República.

Te invitamos a leer nuestra carta editorial completa, da clic aquí