Revista Qualia

La pluma tiene más poder que una metralleta: Shirin Ebadi

Foto: Hay Festival
Foto: Hay Festival

Shirin Ebadi, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2003, estuvo en Querétaro. Ella es la primera iraní y la primera mujer musulmana en recibir tal reconocimiento, y durante su participación en el Hay Festival habló sobre la libertad de expresión y la importancia de la lucha por los derechos humanos.

En el Teatro de la República, Shirin Ebadi habló sobre el miedo y explicó cómo es que lo usan para controlar a la gente. Recordó cuando hace años había amenazas de que enviaban virus a través de sobres, lo que provocaba que la gente no quisiera ni abrir su correo. Hoy, dijo, 20 años después, no se sabe de algún caso en el que haya pasado.

Explicó que, la razón por la que el gobierno crea miedo en la sociedad, es para poder crear la idea de una seguridad psicológica.

Por eso, explicó, se necesita tener una libertad de expresión genuina, para que los medios de comunicación puedan hacer su función sin temor a represalias; o para que una persona se atreva a levantar la voz sin miedo a que lo ataquen.

Como ejemplo, Shirin Ebadi mencionó la situación de Estados Unidos, donde los medios de comunicación independientes no pueden competir con los prominentes, entonces cuidan más lo que dicen o no tienen la capacidad económica para llegar a más lugares.

De ahí surgió un análisis de la Ley Antitrust, que limita los monopolios, para que se permita la competitividad libre, algo que no tienen los medios de comunicación.

“En medios de comunicación no cuentan con ese marco legal, porque el poder está en la pluma. La pluma tiene más poder que una metralleta. Los inversores quieren tener esa pluma en su poder”.

Precisamente sobre el poder de la pluma, Shirin Ebadi hizo énfasis en la calidad de información y sobre a quién debe llegar, y porque es importante que no la controle el dinero, sino la libertad.

Al ser cuestionada sobre las redes sociales y su impacto en los movimientos de activistas, dijo que es un gran medio, porque tiene la capacidad de frenar el poder de los medios de comunicación y de los inversores.

Aunque también reconoció el poder que tienen las ‘fake news’, cuyo alcance sobrepasa a las reales, por eso es necesario investigar hasta llegar a la información justa.

“Cuando damos a conocer una información que consideramos justa, llegamos a la verdad. Es cuando informan sobre un tema, no le miran bajo un solo ángulo. Tienen que ver toda la verdad. No deben obligar al lector a que crea en algo concreto”.

Igualdad

Al tratar la violencia que se vive, no solo en su país, sino en el mundo. Señaló que es importante  reconocer que no es propio de una nacionalidad o raza.

“Yo condeno las actuaciones violentas de algunos musulmanes, especialmente los que residen en Europa y Estados Unidos. Pero cuando ustedes miran algunos medios de comunicación, solo se habla del terrorismo islámico, y lo explican de una manera: solo los musulmanes son capaces de ser violentos. He leído poco de la violencia de los budistas”.

Todas las personas son capaces de ser violentas, y de todas es lamentable las tragedias, no hay diferencia entre el lugar en el que viven o en su creencia.

Más de un millón de musulmabds han sido asesinados, violados, han quemado sus aldeas, y la condición que viven los musulmanes .

“Cuando un terrorista ataca las calles de Paris, y mata como a 8 personas, se toma como luto nacional. Difiere el acto de un sitio a otro. ¿Acaso su sangre es diferente? Las personas son solamente un número”.

Libertad religiosa

Algo que dijo que es cada vez más común, es la islamofoqbia, lo que provoca que los creyentes también tengan miedo, porque no se permite que se expresen sus pensamientos.

“La libertad de expresión sin una libertad verdadera para expresarse, no tiene ninguna sentido la libertad religiosa”.

Explicó cómo en Irán, los bahá’í pierden todas sus libertades personales; no se les permite ser empleados de gobierno, no pueden tener una profesión libre, no pueden abrir un restaurante o entrar a la universidad.

Y la solución del gobierno para ellos, es que mientan, que no admitan su religión y sean libres.

“¿Si yo no soy capaz de declarar cuál es mi religión, qué pasa con la libertad religiosa?”.

Situación en México

Contar las historias, usar el poder de la pluma para no permitir que lo que pase quede impune, es necesario hacer que alguien más lo recuerde, explicó Shirin Ebadi al hablar de la situación en nuestro país

“Tienen que hacer que esto se quede. Estos recuerdos tienen que ser transmitidos a otras generaciones. Sino, un día pueden ser desaparecidos. Su silencio hace que ustedes se acerquen un paso más hacia el peligro”.

Lex Carrasco

Comentar

Qualia

Nuestro propósito es que la cultura esté en la agenda diaria de los queretanos, entendiendo que está presente en la vida cotidiana; que va desde la orquestación de un taco en la esquina de cualquier calle, hasta en la sabrosura de una sinfonía servida en el Teatro de la República.

Te invitamos a leer nuestra carta editorial completa, da clic aquí