Revista Qualia

Capital deja sin arcoíris el día contra las fobias por diversidad sexual

Este año, para conmemorar el Día Internacional Contra la Homo-Lesbo-Bi-Trans Fobia, el Frente Queretano contra la Discriminación y el Estado Laico buscaba incluir en sus festejos el encendido de los Arcos con los colores del arcoíris, como ya se había hecho en 2017, durante la administración municipal anterior.

Ese año fue la primera y única vez que consiguieron el permiso para que los Arcos se “pintaran” de los colores del arcoíris, informó Walter López, vocero de la organización; señaló que en 2018 les negaron el permiso al decirles que las luces estaban descompuestas y este año les indicaron que, por una normativa municipal que se está trabajando, no se les autoriza el permiso, el cual buscan desde hace siete meses.

El Instituto Municipal para Prevenir y Eliminar la Discriminación (INMUPRED) argumentó que la Secretaría General de Gobierno y la Secretaría del Ayuntamiento trabajan en una propuesta normativa para la iluminación de los Arcos, por lo que no se autorizará ningún encendido en el monumento hasta la aprobación de dicho proyecto.

Sin embargo, el Frente celebró el día con un evento en el Mirador, recordando que Querétaro forma parte del circuito Arcoiris en el país (solo hay dos, la Ciudad de México y nosotros).

Para ellos, la negativa de la autoridad representa homofobia, una negación a la diversidad humana, por lo que llaman a las autoridades a ser congruentes con su mensaje de inclusión.

Encendido de Los Arcos

En 2018, las luces del Acueducto se encendieron con motivo del Día de la Juventud en agosto.

En octubre, por el Día Internacional de la lucha contra el Cáncer de Mama, las luces fueron color rosa; y para conmemorar lucha contra la violencia hacia la mujer, en noviembre fueron color naranja.

revistaq

Comentar

Qualia

Nuestro propósito es que la cultura esté en la agenda diaria de los queretanos, entendiendo que está presente en la vida cotidiana; que va desde la orquestación de un taco en la esquina de cualquier calle, hasta en la sabrosura de una sinfonía servida en el Teatro de la República.

Te invitamos a leer nuestra carta editorial completa, da clic aquí