Revista Qualia
Foto: Hay Festival

Querétaro, ciudad entre la realidad y la ficción

A nadie le gusta que haya delitos en el lugar donde vive, sin embargo, es una realidad a la que ningún lugar del mundo es ajeno. Pero imagínate que en cada portal informativo de Querétaro la noticia de ocho columnas sea: Jane Marple resuelve otro crimen. La investigadora veterana, cuyo equivalente en habilidades es únicamente Sherlock Holmes, y que incluso ha ayudado a Scotland Yard, ahora vive en la ciudad y presta sus servicios a las autoridades locales.

“Querétaro sería una buena ciudad para protagonistas de novelas policiacas(…) veo a Miss Marple viviendo aquí en Querétaro porque es una ciudad grande, pero a la vez lo suficientemente pequeña como para que ella pudiera conocer muy bien a sus vecinos y poder investigar cuando hubiera algún tipo de crimen, basándose en el perfil de la gente, de la forma en que lo hacía este personaje tan bonito de Agatha Christie”; así lo imaginó Izara García, coordinadora del Hay Festival en Latinoamérica, al preguntarle qué personaje de la literatura veía viviendo aquí.

Foto: Revista Qualia
Izara García, coordinadora del Hay Festival en Latinoamérica

Este ejercicio de ficción ocurre en el marco de la cuarta edición del Hay Festival, el cual se realizará del 5 al 8 de septiembre en varias sedes de la capital queretana, especialmente en el centro histórico, aunque, por primera ocasión, las actividades se ampliarán hacia otras delegaciones.

“Obviamente el centro de Querétaro es perfecto para la celebración de este evento porque se puede caminar, hay muchos espacios que se prestan para la celebración de eventos (…) pero nos damos cuenta que a veces hay personas que viven en otras partes de la ciudad, que igual están trabajando en otras partes y no tienen tiempo de llegar hasta el centro, se les complica; igual son personas de más edad que no les gusta moverse tanto”, señaló Izara.

Y, en palabras de ella, si hay gente que no puede llegar al festival, el festival quiere llegar a ellos; por ejemplo, se realizarán actividades en espacios “muy poco convencionales”, como la convivencia en el mercado de El Tepe entre talentos locales y el chef estadounidense, de origen nigeriano, Kwame Onwuachi.

Aunque ya había actividades que se realizan fuera del centro, como en campus universitarios, el llevar el Festival a espacios públicos de las periferias, también tiene como objetivo incrementar la afluencia al evento, que el año pasado fue de 31 mil asistentes.

“El festival se convierte en un foco para el turismo cultural, y llega gente del Bajío, de Guadalajara, de la Ciudad de México, el año pasado llegó mucha gente de Monterrey también; así que esperamos que se mantenga esta afluencia de personas que llegan más allá de la ciudad”.

Festival pluritemático

Para Izara García, el Hay Festival es un evento transdisciplinario, sin un eje temático específico, por lo que este año no será la excepción al tocar temáticas de actualidad y de relevancia social.

“Vamos a estar hablando de feminicidios y del Me Too, que es un tema que nos concierne a todos y a todas, no solo en México, sino en todo el mundo; y de nuevo, asuntos que tienen que ver con la actualidad, con la celebración del buen periodismo”.

Checa esta entrevista con María Hesse, en la edición pasada del Hay Festival

Y señala que para imaginar el mundo es necesario conocer qué se piensa y en qué idioma se piensa, por lo que también está abierto el espacio para hablar de las lenguas originarias del continente.

En el ámbito de la ciencia, estarán Gerardo Herrera y Roberto Emparan, este último hablará del tema científico del año: agujeros negros.

“La idea es continuar mucho tiempo y que este Festival esté cada vez esté más arraigado”, dijo la coordinadora del Hay Festival para América Latina; y mientras tanto, ya hay dos ediciones más “marcadas” para realizarse en Querétaro, aunque la idea -afirma- es que el evento se quede.

revistaq

Comentar

Qualia

Nuestro propósito es que la cultura esté en la agenda diaria de los queretanos, entendiendo que está presente en la vida cotidiana; que va desde la orquestación de un taco en la esquina de cualquier calle, hasta en la sabrosura de una sinfonía servida en el Teatro de la República.

Te invitamos a leer nuestra carta editorial completa, da clic aquí